Política
Gremiales

Se cumplen ocho días de toma en la fábrica Textilcom

Los 134 despidos en la empresa textil han puesto de manifiesto las consecuencias que las políticas económicas del Gobierno de La Libertad Avanza tienen para el norte del país.

Los 134 despidos en la empresa textil han puesto de manifiesto las consecuencias que las políticas económicas del Gobierno de La Libertad Avanza tienen para el norte del país. La enorme caída en el consumo afecta a un sector de la industria, especialmente cuando esta se basa en inversiones parasitarias con subsidios por parte del Estado.

La reducción de los salarios ha colocado al 50 por ciento de los trabajadores catamarqueños por debajo de la línea de la pobreza, y la inflación, del orden del 200 por ciento, completa el cuadro de la situación de la industria en la provincia.

Por otro lado, observamos cómo las políticas implementadas en la provincia durante los últimos 20 años han destruido la industria. En su lugar, hemos transitado hacia un esquema que beneficia a las grandes empresas transnacionales, mientras que una serie de inversiones anárquicas se instalan en la provincia aprovechando los beneficios estatales.

Sin embargo, al finalizar estos beneficios, estas inversiones desaparecen de la provincia. Un ejemplo de esto fue la situación con los diferimientos impositivos en la industria olivícola durante la gestión de Cristina Fernández o en las fábricas impulsadas por Mauricio Macri.

Toda esta industria se ha vuelto completamente parasitaria, llenando los bolsillos de los empresarios mientras deja a cientos de trabajadores en la calle y líneas enteras de producción inútiles.

Con todo esto, queda claro que tanto los peronistas como Raúl Jalil, Lucía Corpacci y los dirigentes de la UCR como Flavio Fama, Marchioli, Montti y Puentes son parte de este esquema de empobrecimiento de los trabajadores catamarqueños.

Actualmente, desde ambos lados, hacen demagogia con los trabajadores despedidos, pero su accionar político generará nuevos despidos y mayor desocupación. Ya sea por apoyar las políticas abrazadas por Milei o por defender a empresarios parásitos, o una combinación de ambos; el resultado es el mismo: la descarga de las crisis subsiguientes sobre las espaldas de los trabajadores.

Después de ocho días de toma, los trabajadores de Textilcom se han movilizado a la legislatura provincial, donde han conseguido un compromiso de los legisladores del peronismo y de la UCR, que consiste en insistir al gobernador Jalil en solucionar la situación de los trabajadores.

El planteo de los legisladores ante los despidos tiene mucho de demagogia, y por parte de la UCR, mucho tufillo a campaña electoral anticipada.

La lucha de los trabajadores continúa, tanto en Catamarca como en La Rioja, donde la situación es aún más difícil, ya que los trabajadores acampan en las puertas de la planta que ya ha sido vaciada.

Lectores: 1321

Envianos tu comentario