Economía y Empresas
Exclusivo de NOVA

La estafa cripto que salpicó al gobernador Raúl Jalil

Raúl Jalil, gobernador provincial. (Dibujo: NOVA)

A pesar de que el oficialismo se esforzó en que este negocio que envuelve al gobernador Raúl Jalil no trascendería, no lo lograron. Los medios independientes catamarqueños arremetieron contra el mandatario provincial porque su hermano, Andrés Jalil, promocionó junto a Edgar Adhemar Bacchiani (conocido como el cositorto de Catamarca) un servicio económico con la empresa AC (Adhemar Capital) que prometía inmensas ganancias en criptomonedas.

Debido a la necesidad y desconocimiento sobre el mundo de las criptos, los catamarqueños cayeron y el negociado Jalil-Bachianni tuvo éxito inmediato. Miles de vecinos dieron sus ahorros de toda la vida con la ilusión de sacar grandes ganancias, pero estas nunca llegaron.

En paralelo, los dos empresarios mostraban en sus redes sociales sus lujos diarios, viajes, salidas, interacciones con celebridades y demás. Como si esto fuera poco, Bacchiani salió a mostrarse montado sobre una bellísima Ferrari y paseándose sobre las humildes calles de la provincia.

Al notar que no se trataba más que de otra estafa piramidal, la Justicia actuó a mediados del año pasado ante las docenas de denuncias de los afectados. Esto llevó a que Bacchiani fuera acusado de liderar una asociación ilícita, lavar activos y defraudación y fue alojado en la cárcel provincial de Miraflores.

Pero no así el hermano del Gobernador, quien salió ileso de la Justicia alegando que, en realidad, él fue una víctima más. Lo que la Justicia no vio (o hizo la vista gorda) es que Andrés Jalil tenía una relación tan cercana a Bacchiani que este le pidió que apadrinara a uno de sus hijos. Esto permitió que ambos se abrieran puertas políticas y empresariales, donde reforzaron sus negocios y amistad.

Pero esta amistad no duró demasiado, meses después Andrés Jalil denunció por estafa a Bacchiani ante la fiscalía federal, reclamándole el pago de 16 millones de pesos. ¿Lo habrá hecho para reforzar más su coartada de ser una víctima en lugar de un cómplice? Con estas incógnitas aún sin resolver, el empresario terminó imputado por asociación ilícita, intermediación financiera sin autorización, lavado de activos y defraudación.

Según el medio Catamarca te Informa, esta maniobra fue en realidad planificada por el hermano del mandatario provincial quien intenta resguardarse del desvió de fondos que él hizo que llegaría a los 20.144.000 de dólares.

Este entramado ilícito terminó por envolver a aún más sujetos, entre ellos Edgardo Bulacio, un proveedor del Estado provincial con fuertes fuertes vínculos con la familia del ex gobernador Arnoldo Castillo.

A pesar de ello, Raúl Jalil resultó electo debido a la gran bajada de línea que le impusieron a los medios provinciales y algunos nacionales para que no alzaran la voz con estos negociados.

Lectores: 10355

Envianos tu comentario